Tipos de Discapacidad

Se entiende por discapacidad, a todas aquellas condiciones físicas, mentales y de los sentidos, que impidan la realización de las actividades sociales, laborales y cotidianas de la persona, afectándolas en el desenvolvimiento diario de dichas actividades, es decir, son todas las limitantes de tipo físico cognitivo que de alguna u otra forma obtienen como resultado, la incapacidad para la realización de las actividades sociales y/o cotidianas de la persona, ya sea de una manera temporal (discapacidades temporales como por ejemplo por lesiones), o permanentemente (como en el caso de enfermedades degenerativas, estados congénitos, o accidentes que producen incapacidad mental o motriz permanente).

Respecto a términos como discapacidad, discapacitado o retraso mental, que se han utilizado con frecuencia de una manera peyorativa y excluyente, en algunos lugares se han tomado acciones gubernativas para designar a las personas discapacitadas, de manera diferente, es el caso de países como México y Argentina en donde también se les suele llamar como personas con capacidades diferentes, para “quitar” el “estigma” peyorativo que comúnmente se usa en el habla cotidiana.

Señalamiento reservado personas discapacitadas

La discapacidad es un estado o condición, que impiden o dificultan, se puedan realizar las cotidianidades de la vida.

Tipos de discapacidades por su carácter:

Temporales.- Se trata de discapacidades que son provocadas ya sea por accidentes o enfermedades, que incapacitan temporalmente a la persona, para la realización de sus labores cotidianas, tanto laborales, escolares, personales y sociales, pero que una vez recuperado el organismo de las lesiones o enfermedades, vuelve a obtener las funciones que previamente perdió o disminuyó.

Permanentes.- Son todas aquellas discapacidades físicas o mentales, que tienen un carácter permanente en la persona, independientemente del origen y del tipo del cual se trate en específico. Son ejemplos de este tipo, las discapacidades hereditarias como el síndrome de Down, parálisis provocadas por accidentes que seccionen la espina dorsal, varias lesiones cerebrales, muchos tipos de ceguera y sordera de nacimiento entre otras, que tienen un carácter irreversible y permanente impidiendo las funciones cotidianas de la persona, en cuanto a su desenvolvimiento social, laboral y personal, haciéndolas en varios casos dependientes de la ayuda “externa”, es decir, de terceros para el desarrollo de su vida y cotidianidad.

Tipos de discapacidades sensoriales:

De Audición.- Se entiende por incapacidad auditiva a la imposibilidad total o parcial de usar el sentido de la audición.

A la incapacidad para escuchar completamente, se le denomina como sordera, esta puede ser congénita, degenerativa (provocada por deterioro consecuencia de la exposición continua a ruidos fuertes), o por accidentes. La sordera incapacita a los niños en el aprendizaje del habla, así como los aísla socialmente, reduciendo su capacidad comunicativa.

En los niños y en los adultos (como por ejemplo en el caso de los ancianos), que sufren de sordera, estas personas encuentran su capacidad de comunicación y socialización disminuida, lo que suele hacer que con frecuencia se aíslen de la sociedad y la familia, no puedan desempeñar labores simples para otras personas, como labores escolares o laborales, por no poder oír.

Sin embargo, se destaca que con ayuda (en especial en los casos de sordera temprana durante la infancia), si se cuenta con una educación adecuada, estas personas pueden desarrollar habilidades comunicativas, por medio del habla (en caso de que la sordera no se acompañe de la presencia de mudez), o mediante el aprendizaje del lenguaje de señas o leyéndolos labios, con lo que gran parte de las labores que en otrora, no pudieran realizar, las pueden llevar acabo con normalidad, al contar con un medio de comunicación.

Motriz o motora.- Se trata de diversas afecciones que afectan el sistema motriz de la persona, pueden ser parciales o totales, ser congénitas, producto de enfermedades y padecimientos, o causadas por accidentes, que de alguna manera afecten la musculatura, las articulaciones, la médula espinal o los huesos, de forma que la persona se vea incapacitada parcial o totalmente para desempeñar sus labores de movilidad diaria.

Muchas de estas discapacidades son de origen congénito (síndrome de Down, displasias esqueléticas, espina bífida, síndrome de Maullido de gato, anencefalia, síndrome de Turner, entre otras), que en muchas ocasiones se acompañan de diversos grados de retraso mental, o son provocadas durante la infancia temprana por diversas causas, como golpes, desnutrición (raquitismo).

Puede ser producida en cualquier edad por lesiones accidentales, ser consecuencia de enfermedades degenerativas de los huesos (osteoporosis), de las articulaciones (artritis), muscular (degeneración muscular o lesiones), o por cuadros clínicos cerebrales que afecten las funciones motrices de la persona, como consecuencia de accidentes, derrames cerebrales, coágulos cerebrales, o enfermedades progresivas como por ejemplo el Parkinson, exposición a sustancias químicas o a la radiación, entre otras afecciones incapacitantes.

De Visión.- Se trata de la incapacidad de ver, ya sea de manera total o parcial. Esta puede ser de nacimiento, por mal desarrollo ocular, defectos en la zona del cerebro encargada de la visión, o causadas por diversas afecciones como enfermedades como el glaucoma, cataratas, tracoma, como consecuencia de otros padecimientos como la diabetes, carencias de vitamina “A”, o por accidentes como golpes (con desprendimiento de retina o destrucción del globo ocular), por caída de sustancias o cuerpos extraños, que provoquen la disminución significativa o total de la visión de la persona.

Esta incapacidad afecta a la mayoría de las acciones comunes de la persona, por lo que en caso de ser congénita o de adquirirse en la infancia temprana, debe de aprender a suplir la carencia de este sentido con la agudización de otros sentidos, la ayuda de otra persona e incluso de animales (como los perros “lazarillos”), para poder realizar acciones como trasladarse de un lugar a otro.

Esta incapacidad visual, afecta también al aprendizaje, pues las personas deben por ejemplo de aprender a leer mediante el uso de sistemas como el Braille, en vez de la escritura visual. Si bien las personas que tienen esta discapacidad no pueden desarrollar varias actividades, sí pueden realizar una gama de actividades, a diferencia de otras situaciones incapacitantes.

Gustativas.- Consiste en la incapacidad para poder apreciar los sabores de los alimentos, suele estar acompañada de discapacidad olfativa y ser consecuencia de exposición a productos químicos, uso inadecuado de medicamentos y golpes que afecten las terminaciones nerviosas o la zona del cerebro asociada a la percepción de los sabores. Generalmente no afecta el desenvolvimiento o las acciones de la persona, excepto en cuanto a la apreciación de la comida.

Olfativas.- La discapacidad olfativa o anosmia, es la completa ausencia de la percepción de los olores. Suele ser consecuencia de la exposición a diversas sustancias, medicamentos, consecuencia de enfermedades mal tratadas como la rinitis y las alergias o por afecciones de la zona del cerebro asociadas con el olfato. Esta incapacidad suele estar asociada con la incapacidad para la degustación de los sabores, toda vez que el olfato y el gusto están estrechamente ligados.

Tipos de discapacidades según la edad:

Discapacidad Infantil.- Se refiere a las discapacidades tanto físico-motrices, como mentales que se dan desde el nacimiento congénitamente, o como consecuencia de accidentes o enfermedades que incapaciten al infante para el desempeño físico o mental, en lo social, escolar o en las tareas diarias como por ejemplo el propio aseo personal.

Incapacidad Senil o de degeneración por vejez.- Se trata de las discapacidades físicas y mentales que suelen acompañar a los procesos de envejecimiento, en donde el cuerpo humano comienza a perder fuerza muscular, flexibilidad, y velocidad, aunados a enfermedades que suelen surgir en la senilidad y que provocan que la persona deje de realizar muchas de las tareas y labores cotidianas (físicas), así como los procesos degenerativos mentales que llegan a surgir con la edad avanzada, como la falta de memoria que en ocasiones incapacitan a la persona para relacionarse socialmente y desempeñar su vida “normalmente”.

Las discapacidades también se pueden clasificar por que afecten alguno de los sentidos, y el grado de discapacidad con que afecten al sentido, denominándoseles como discapacidades sensoriales.

Persona con edad avanzada

Con el proceso de envejecimiento, se suelen perder algunas capacidades motrices e intelectuales.

Los tipos de discapacidades comunes:

Físicas.- Se trata de todos los trastornos de origen congénito, consecuencia de cuadros de enfermedades, o por accidentes o exposiciones químicas o radiológicas, que causan una incapacidad física, motriz, de visión, audición, etcétera, afectando la movilidad, capacidad comunicativa, social, laboral o escolar de la persona, impidiendo que esta, pueda desempeñar algunas o gran parte de las tareas que para el común de las personas serían simples.

Esta incapacidad de realizar movimientos, o desempeñar labores específicas, es la que se da en casos como cuando la persona no puede desempeñar funciones cotidianas como caminar, levantarse por sí mismas o comer, como consecuencia de factores hereditarios del tipo congénito (alteraciones cromosómicas), como consecuencia de accidentes (como aquellos que afectan la médula espinal o lesiones musculares graves, que impiden la movilidad parcial o completa de la persona), casos de enfermedades degenerativas o producidas por exposiciones químicas o radiológicas, que provoquen la destrucción de tejidos nerviosos, degradaciones musculares, articulares o de los huesos, impidiendo que se realicen las funciones cotidianas, teniendo que necesitar para ello ayuda de otras personas o incluso de máquinas, para desplazarse o alimentarse entre otras.

Cognitivas.- Se trata de las diversas alteraciones psico-emocionales, que impiden el desenvolvimiento social normal de la persona, y que afectan parcial o totalmente las funciones de procesamiento mental, como el raciocinio, funciones de comunicación y de aprendizaje, entre otras. Es el caso de algunos síndromes y retrasos mentales o cognitivos, como el síndrome de Down y el autismo.

Persona con síndrome de down

Los retrasos mentales y síndromes que afectan el desarrollo mental y físico-motriz, son estados incapacitantes para el desempeño cotidiano.

Se destaca que estos síndromes y retrasos mentales, pueden tener diversos grados e incluso afectar solo a ciertas funciones neuronales-cognitivas, siendo que en algunos casos el desarrollo mental de la persona afectada es casi igual al de la media de las demás personas, pero con deficiencias en ciertos tipos de procesos mentales, como el razonamiento lógico, el matemático, el desarrollo emotivo, o el aprendizaje de ciertas aptitudes, pero teniendo en algunos casos, un alto grado de desarrollo de algunas otras aptitudes, como en el caso del autismo, en el cual es frecuente que los procesos de razonamiento matemático, musical o artístico, superen a otros procesos mentales como los afectivos y sociales. También se destaca que existen diversos “niveles” de discapacidad, aun tratándose de los mismos síndromes, dependiendo del individuo, factores hereditarios e incluso ambientales.

Verbal.- Se trata de diversas afecciones o anomalías físicas y mentales, que afectan la capacidad de comunicación lingüística de los niños, pudiendo ser en cuanto a la comprensión del lenguaje, o la capacidad de expresar verbalmente lo que se piensa o quiere, como consecuencia de cuadros mentales anómalos.

Caso aparte, es la falta de habla o mudez, que puede ser producto de la formación anómala de las cuerdas vocales u otras partes de la garganta, afecciones en el centro del lenguaje en el cerebro (como por ejemplo por casos de traumatismos físicos o emocionales), que impiden el desarrollo del habla o su pérdida (parcial o total), de esta cuando ya se posee, como por ejemplo en algunos casos de derrames cerebrales en donde se pierden de manera parcial o total las funciones del lenguaje verbal.

De Memoria.- Se trata de la discapacidad producida por la falta de retención de los recuerdos, esta puede tener varias causas, como traumatismos, derrames cerebrales, embolias cerebrales, Alzheimer, enfermedad de Parkinson, síndrome de korsakoff y el deterioro que se tiene de la memoria con el envejecimiento.

Estas discapacidades imposibilitan el desempeño social y funcional de la persona, pudiendo ser mediante pérdidas “episódicas”, de fragmentos de tiempo o totales (como en el caso de la amnesia), llegando incluso ya no solo a la incapacidad de socialización sino en muchos casos a incapacidad completa, por la pérdida de los recuerdos básicos como por ejemplo de cómo comer, caminar o asearse.

De Aprendizaje.- Se trata de trastornos y deficiencias que afectan los procesos cerebrales en cuanto a la capacidad de procesar, responder, almacenar (falta o afecciones de la memoria), e incapacidad de comunicar la información.

Dentro de esta se encuentran factores como la falta de audición, problemas de razonamiento, déficit de atención, y problemas para el desarrollo de la escritura (dislexia), problemas para la comprensión del lenguaje y retrasos mentales. Algunas de las causas de esta discapacidad son, lesiones en la cabeza, deficiencias alimenticias y el nacimiento prematuro entre otras causas.

Discapacidad para las relaciones sociales.- Se trata principalmente de trastornos psíquicos y mentales, como retraso mental, síndrome de Down, autismo, entre otros que afectan las relaciones sociales de la persona.

También se encuentran entre las discapacidades sociales, los estados mentales o desordenes, que afectan las relaciones sociales intrapersonales de las personas, como por ejemplo enfermedades mentales como la esquizofrenia, la anorexia nerviosa, la vigorexia, desordenes de identidad o la integridad corporal, entre otros, que obsesionan a la persona e impiden su desarrollo socioemocional.

Incapacidades por enfermedad.- Se trata de discapacidades que pueden ser pasajeras o permanentes, provocadas por una enfermedad que afecte las capacidades físicas o mentales, para el desempeño óptimo de las labores de la persona. Por ejemplo en el caso de enfermedades crónico-degenerativas como el Alzheimer o la diabetes, cuyas consecuencias incapacitantes se hacen progresivas.

Citar en formato APA: ( A. 2015, 02. Tipos de Discapacidad. Revista ARQHYS.com. Obtenido

ESCRIBE UN COMENTARIO