Tipos de invernaderos

Se les conoce a invernaderos a aquellos espacios cerrados que se diseñan a partir de una estructura que se cubre con un material con cierta transparencia. La finalidad de la instalación de estas estructuras es la de generar las condiciones necesarias desde el punto de vista climático, para que dentro de esa estructura puedan sembrarse algunos tipos de cultivos y se desarrollen en buenas condiciones.

Es ideal cuando se requiere, por ejemplo, de algunas flores, hortalizas o cualquier producto relacionado, que se decide producir en una estación del año en el que generalmente no crecen. Es decir, sembrar y cosechar algo en verano, por ejemplo, cuando este se da en invierno. Por las condiciones que ofrece el invernadero es ideal para la producción de hortalizas.

El material que se use para cubrir la estructura del invernadero, cumple con la función de regular el clima, la intensidad de la luz del sol, el grado de humedad, la temperatura ambiente y otros factores relacionados con las condiciones óptimas de crecimiento de las hortalizas. En la actualidad y a raíz de ciertas variaciones en el cambio climático se están usando mucho.

Tipos de invernaderos

Por el diseño estructural

Invernadero asimétrico

La necesidad de construir e instalar este tipo de invernaderos, obedece al hecho de que en el lugar se presente una inclinación hacia el lado sur, por ejemplo, que indique la necesidad de regular la radiación solar. Para tal fin, lo que se hace es instalar el invernadero en una posición, este-oeste, ya que en esa localización se da el movimiento del sol.

Las ventajas que presenta este tipo de invernaderos son que permite la instalación de lo que se llama ventilación de tipo cenital. Además, dadas las condiciones de altura se puede presentar un mejor sistema de ventilación necesario para las plantaciones. Por supuesto, la elaboración de estos invernaderos resulta altamente económico y eficiente.

Invernadero de doble capilla

Son aquellos invernaderos que se forman a partir de dos tipos de naves que se encuentran instaladas arriba en forma de yuxtaposición, esto permite que la ventilación sea mayor. La razón por la cual es así es que se cuenta con lo que se conoce como “cumbrera” de ventilación. Esto hace que de manera permanente se encuentre abierto la parte de arriba cubierta con una malla.

Invernadero con estructura de acero

Invernadero de capilla

La característica principal de estos invernaderos es que curiosamente el techo tiene cierto parecido con las capillas, es decir, cuenta con dos planos posicionados de forma inclinada, optimizando el funcionamiento y beneficios del uso. Las ventajas que tienen es que se puede evitar o evacuar el agua que dejen las precipitaciones fluviales.

Invernadero moderno en forma de casa

Invernadero de cristal

La estructura de este tipo de invernadero es prefabricada, lo que obviamente facilita su instalación en el lugar determinado, además suele ser resistente porque su estructura es de metal. El techo de estos es a base de cristales, condición que es ideal para usarse en climas en donde no existe una variación como en los países que están cerca de los polos solares.

Invernadero de cristal

Invernadero plano

Es un invernadero que suele conocerse también como parral, ideal para que se use en algunas zonas en las que por las condiciones climáticas no se presenten precipitaciones fluviales frecuentes. La manera en cómo se instala y compone este tipo de invernaderos es a partir de una estructura de base horizontal en la que se colocan dos mallas de alambre y se pueden sujetar las láminas de plástico.

Se colocarán las que sean necesarias, dependiendo de las características específicas del invernadero como la extensión y altura. Estas irán acompañadas de un alambre colocado de manera vertical para que se pueda dar soporte. Las ventajas que llegan a ofrecer estas estructuras son muy buenas. Por ejemplo, ofrecen una alta resistencia a los vientos, ya que en esas áreas se da mucho.

Además, el costo de la construcción de estas estructuras resulta ser muy económica. En el tema de la administración dela luz solar, esta es muy uniforme lo que propicia buenas condiciones para las hortalizas en su desarrollo. Y, lo que resulta más importante, cuando llegan a presentarse precipitaciones fluviales, se puede aprovechar el agua ya que se recolecta.

Invernadero de vegetales

Invernadero raspa

Estas estructuras tienen una similitud con las de forma de parral, la diferencia central entre una y otra es que estas últimas, su cubierta es diferente por las extensiones, es decir, la altura tiene que ser de tres metros aproximadamente. Esta condición estructural, hace que se forme lo que se conoce como “raspa”. Además, cuenta con un elemento clave que se conoce como “amagado” y se ubica en la zona baja de la estructura del invernadero.

Las ventajas que presentan este tipo de invernaderos, es que permite que se genere un procedimiento de ventilación que se conoce como “cenital”, además, permite que cuando se presenten precipitaciones fluviales, se pueda estancar el agua para su aprovechamiento en el sistema de riego, además de que el sistema de aire resulta muy benéfico.

interior de un invernadero

Invernadero de túnel

Suele conocerse como invernadero semicilíndrico ya que precisamente muestra esa figura la estructura del invernadero. Dicha estructura, en este caso, se realiza a partir del uso de metal, lo que hace que sean muy resistentes y es atractivo instalar en aquellas zonas en donde es frecuente la presencia de fuertes vientos. Un beneficio inmediato es que se instala rápidamente al ser prefabricada.

Entre las ventajas que se pueden tener en su uso está, además de que es sencillo instalar y de manera rápida, la estructura misma no presenta ningún tipo de obstáculo para aprovechar las condiciones climatológicas. Además, en el tema de la administración de la luz, resulta idóneo toda vez que esta se distribuye de manera equitativa.

Campo sembrado con invernaderos de túnel

Por el microclima

Invernaderos cálidos

A diferencia de los invernaderos fríos, estos resultan ser muy costosos, debido a que necesita de algunos elementos que le permitan regular la temperatura ambiente del invernadero. El promedio señalado en consenso es que debe ser de alrededor de unos 18 °C, para que se puedan producir de manera específica plantas que se dan en las zonas tropicales.

Zona de invernaderos rodeada de agua

Invernaderos frescos

El beneficio/función de estos invernaderos es el de mantener la temperatura ambiente del interior de la estructura debe oscilar entre los siete grados centígrados en promedio, por lo que resulta ideal para que en temporadas calurosas como en la estación de verano, se puedan producir hortalizas de la época de invierno. Por esta razón es que se están usando mucho en la actualidad.

Invernadero para la cosecha de flores

Invernaderos fríos

Este tipo de invernadero resulta ideal para que se pueda producir productos relacionados con las plantas de semillero. La ventaja que tiene es que resulta económico su fabricación e instalación por la sencilla razón de que solo se necesita de un armazón para administrar de manera adecuada el reflejo de la energía solar con la finalidad de que la temperatura sea fría.

Persona observando el interior del invernadero

Invernaderos templados

La característica principal de estos invernaderos es que se deben mantener temperaturas en un promedio de los 13 °C, ideal para la producción de hortalizas y plantas que tardan en promedio desarrollarse en un año.  Es uno de los invernaderos que se usan mucho en la actualidad en zonas que regularmente son muy frías, por presentar un contraste en la temperatura.



Escribe un comentario en Tipos de invernaderos