Tipos de Personalidad

Se entiende por personalidad al conjunto de características y aptitudes psíquicas que posee una persona, mismas que determinan que los individuos actúen de maneras diferentes ante una circunstancia. La personalidad es la amalgama de actitudes, pensamientos, sentimientos, y líneas de conducta imbuidos en una persona, ya sea por herencia genética o inducidas por el medio social, mismas que le dan a la persona su identidad particular, haciéndola diferente y única ante todos los demás, predisponiéndola a ciertos comportamientos o líneas de conducta que habitualmente usa un individuo durante se vida, de acuerdo con su carácter e influye en las situaciones particulares que se van presentando.

Los dos tipos de personalidad en su clasificación general:

Se pueden clasificar de distintas maneras, una de las formas de clasificación general de las personalidades es la que las ubica en dos tipos básicos, extrovertidos e introvertidos.

Personalidad Extrovertida.- Son personas que se sienten mejor o más a gusto al estar rodeadas de otras personas, lo que les da un carácter en ocasiones amigable. Acostumbran conversar con los demás y tienden a expresar sus sentimientos, emociones e ideas con mayor franqueza y soltura, que los introvertidos. Disfrutan de la interacción social por lo que buscan la convivencia con los demás, desarrollando una capacidad social bastante desarrollada, llegando incluso a mantener conversaciones intrascendentes para mantener el contacto social, tienden a aburrirse rápidamente si no hay gente a su alrededor con quien interactuar.

Personalidades Introvertidas.- Las personas con personalidad introvertida tienden a ensimismarse y concentrarse y profundizar más en temas de la mente que en temas sociales propiamente dichos. Son diametralmente opuestos a los extrovertidos, pues mientras que la gente de personalidad extrovertida, se sienten bien en la compañía de la gente, las personas introvertidas suelen sentirse mejor solos o al menos alejados del barullo, ensimismándose en ocasiones, lo que suele confundirse erróneamente con depresión. Al contrario de lo que comúnmente se cree, no son antisociales, pero sí tienden a ser un poco distantes a comparación de las personalidades extrovertidas.

Los nueve eneatipos de la personalidad:

Además de la división anterior existen otras clasificaciones de las personalidades que poseen los individuos, mismas que no siempre son precisas, teniendo por lo regular rasgos comunes o afines dentro de una misma persona. Una de las más extendidas es la que las clasifica en nueve “eneatipos” o tipos básicos de personalidades, mismos que usualmente están en mayor o menor medida en un mismo individuo.

Personalidad del Triunfador.- Es la que poseen personas muy trabajadoras y laboriosas, altamente efectivas y eficaces, por lo que suelen tener muy desarrollada la vanidad hacia uno mismo, lo que los hace muy individualistas. Son personas que suelen conseguir lo que se proponen, ya sea sobresaliendo en sus labores de manera honesta y eficiente o en ocasiones mediante artimañas y mentiras, aunque por lo común son sinceras en su proceder.

Personalidad individualista.- son personalidades que tienen una necesidad de destacar ante los demás y se consideran distintos a todos llegando a sentirse incomprendidos y fuera de lugar. Suelen quedarse amarrados al pasado, llegando a creer que nunca lograrán obtener aquello que desean, por lo que en ocasiones llegan a formarse obsesiones egoístas en el plano material e incluso emocional. Suelen ser personas creativas, en especial cuando se ven apoyadas por otros.

Personalidad leal.- Las personas con este eneatipo o personalidad tienden a ser muy fieles y leales, tanto en el ámbito personal como en el profesional. Son personas que tienen afinidad y respeto por las leyes y normas, así como poseen un alto sentido moral. Por lo común son buenos compañeros, asistentes o amigos, aunque seguido necesitan de una autoridad que los guíe, aunque suelen al mismo tiempo rehuir de esa figura de autoridad. De la misma manera tienen algunas otras contradicciones como mostrarse muy seguros y confiados en sí mismos, y aunque imperen sus miedos y dudas, son valientes y tienden a enfrentarlas.

Personalidad perfeccionista.- Son personas que buscan la perfección en casi todos los aspectos de la vida, tanto personales o familiares así como profesionales. En su búsqueda por la perfección suelen acumular cantidad de ira en su interior, la cual tratan de ocultar, tomándola como una debilidad o imperfección que deben de evitar que aflore, pero al final acaba explotando de alguna manera. Son personas ordenadas y detallistas, juiciosos y comprometidos con su deber, el cual procuran realizar a la perfección.
Personalidad servicial.-
Es la que poseen las personas que tienden a prestar más atención a las necesidades de los demás que a las suyas propias, y buscan la manera de ayudarles. Son personas altamente altruistas y son personas que tienen una necesidad de sentirse necesitadas por los demás, por lo que procuran ir ayudando a los demás antes que así mismos, pero en el fondo desean y esperan un agradecimiento a cambio de sus ayudas, aunque no lo digan abiertamente.

Personalidad inquisitiva.- Es la personalidad que presentan la mayoría de los investigadores científicos, (forenses, abogados, médicos, físicos, biólogos, etc.), son personas observadoras por naturaleza y poseen una curiosidad innata que les hace inclinarse a investigar las cosas. Son personas objetivas que tienden a fijarse metas, y buscar su cumplimiento de manera metódica. Generalmente son introspectivas y autosuficientes, así como no suelen exteriorizar o hablar de sus sentimientos, en cambio se inclinan más hacia el pensamiento racional. Tienden a ser desapegados tanto de las cosas materiales como de las relaciones intrapersonales, lo que no impide que sean generosos con sus allegados.

Personalidad entusiasta.- Son personas que por lo regular están llenas de alegría y les gusta disfrutar la vida, son personas entretenidas a las que les gusta conversar, y tienen un alto grado de extroversión. Tienden a hacer muchos planes, mismos que inician con entusiasmo pero cuando llegan a un punto en el cual se aburren o tienen dificultades, suelen dejarlos inconclusos, en gran parte de los casos huyen de las obligaciones, así como de las situaciones dolorosas o tristes. En sus planes de vida no profundizan mucho a futuro, siendo más bien personas que viven en el presente, procurando hacerlo de manera alegre y vivaz.
Personalidad conciliadora.- Las personas con una personalidad conciliadora (también llamada diplomática), tienden a ser mediadoras o pacificadoras en los conflictos que surgen con las personas que se encuentran en su entorno, evitando los conflictos o minimizándolos. Por lo regular son personalidades tranquilas y serenas, que buscan siempre un punto medio evitando los extremismos, prefieren la paz (familiar, social, etc.), llegando incluso a sacrificar bienes u otras cosas en pro de la paz y estabilidad deseada, son personas diplomáticas por naturaleza.

Personalidad desafiante.- Son personas que por lo común tienen un sentido de la justicia muy exacerbado, lo que suele hacer que reaccionen de manera inapropiada desafiando a quien hiere lo que ellos creen es justo, desafiando a autoridades jerárquicamente muy superiores. Tienen una autoconfianza muy elevada, lo que los hace líderes natos, pero con frecuencia esa autoconfianza les hace llegar a excesos y al autoritarismo, dejando de lado la justicia e imponiendo su forma de pensar o su voluntad. Son personas protectoras de los suyos y ayudan a las personas, pero por tener una personalidad fuerte, llegan a aferrarse a errores y ser voluntariosos, actuando en muchas ocasiones a capricho y haciendo caso omiso a otras opiniones, mismas que menosprecian.

Además de estos tipos básicos de personalidades, y tomando en cuenta que ninguno es completamente exacto en un mismo individuo, se pueden hacer otras clasificaciones de los tipos de personalidad, mismas que presentan factores de un eneatipo o de otro, en mayor o menor medida.

Ejemplos de tipos de personalidad:

Ejemplo de personalidades Conflictivas.- Son personas que tienden a crear conflictos entre las personas, incluso por cuestiones nimias y de poca importancia como podría ser que algún conocido pase junto a ellas y no la salude por estar distraído, y la persona de personalidad conflictiva toma esa acción de no saludarla como una agresión y reacciona en consecuencia.

Las personas de personalidad conflictiva, tienden a discutir continuamente por cosas aparentemente nimias

Las personas de personalidad conflictiva, tienden a discutir continuamente por cosas aparentemente nimias

O como en este otro ejemplo, en el que una persona conflictiva realiza un examen escolar o prueba para desempeñar un trabajo y al no obtener el resultado deseado, inician conflictos aduciendo discriminación, o pretextando falta de tiempo para estudiar, e inclusive problemas personales, exigiendo que se le dé otra oportunidad, y en caso de que no se le dé, inician conflictos, verbales, quejas ante superiores, (usando incluso falsedades), escándalos, etc., para ejercer presión y obtener lo que desean.

Ejemplo de Personalidad depresiva.- Una persona que sin tener un motivo suficiente, en la mayor parte de las ocasiones, al tener una desilusión, una negativa (laboral, o amorosa por ejemplo) o un contratiempo (como en el caso de un contratiempo escolar o del desarrollo de sus planes de vida), tienden a deprimirse y aislarse de los demás, es decir, su tendencia es hacia el aislamiento social y la depresión.

Esto no quiere decir que no sean capaces de sentir y expresar alegría, sino que tienen una predisposición a deprimirse ya que ellos mismos se han formado una línea de conducta en tal sentido.

Citar en formato APA: ( A. 2014, 04. Tipos de Personalidad. Revista ARQHYS.com. Obtenido