Tipos de Síndromes

Se le denomina como síndrome, al conjunto de síntomas y diversos signos, que se manifiestan en una persona, siendo que en medicina se refiere con este término habitualmente a diversos padecimientos congénitos, que afectan a la persona en su estado físico y mental. Afecciones que suelen ser producto de anomalías cromosómicas, como es el caso de síndromes como el de Down, el de asperger, el síndrome de Patau (trisomía del par 13), y otras anomalías genéticas denominadas con tal término.

También a algunas enfermedades se les suele denominárseles con el nombre de “síndrome”, como por ejemplo el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), pero esta forma de denominar a las enfermedades, no es aceptada por buena parte de las autoridades médicas, prefiriéndose usar el término, para designar las ya mencionadas alteraciones congénitas, ya se trate de padecimientos como el Síndrome de Bonnevie-Ulrich (que consta de un conjunto de malformaciones congénitas, que incluyen anomalías esqueléticas, hipertiroidismo, enanismo, retraso psicológico, deformaciones de las orejas y otras alteraciones), o como el síndrome de Carpenter (malformaciones congénitas del cráneo, y fusión de algunos dedos, así como retraso mental), es decir, se utiliza para designar aquellas afecciones cromosómicas, congénitas, hereditarias, que se presentan con síntomas específicos en las personas, más que para la designación de alguna enfermedad cualquiera.

En psicología, se utiliza este término, para la designación de diversas afecciones patológicas presentes en la mente de algunas personas, afecciones psicológicas como el síndrome de Diógenes (en el cual la persona acumula objetos de forma desmedida), síndrome de Pica (en el que la persona ingiere cosas que no son comestibles), síndrome de Peter pan (trastorno de la personalidad caracterizado por un alto nivel de inmadurez psicológica y para las relaciones sociales), es decir, se utiliza el término síndrome para designar a varias patologías y trastornos mentales, en los que suelen existir diversas variantes, confundiéndose en ocasiones con otros desórdenes de la mente (es el caso por ejemplo, del síndrome de la mano extraña, que es producido generalmente, tras una lesión cerebral o de una operación de separación de hemisferios cerebrales, en donde la persona deja de identificar una extremidad (por ejemplo la mano), como propia, siendo similar al desorden de identidad de la integridad corporal, en donde el individuo afectado, no reconoce como propia alguna parte de su cuerpo (un brazo, pierna, ojo, etc.). Lo que en ocasiones dificulta la clasificación de los síndromes psicológicos, así como otros factores, por lo que varios síndromes psicológicos, suelen compartir gran gama de sintomatologías y comportamientos, pero que cuentan con algunas diferencias, por las que son distinguidos.

Existen gran variedad de síndromes que se han podido clasificar, tanto en cuanto a los denominados síndromes mentales, como a los síndromes o padecimientos “médicos”, pudiéndose separar en dichos dos grandes grupos, así como en otras subcategorías, como por ejemplo en el caso de los síndromes mentales, desordenes de la personalidad, desordenes del comportamiento, etc.

Síndromes médicos.- Se refiere a los diversos síndromes cromosómicos o congénitos, que afectan a la persona, pudiendo presentar varias anomalías deformantes, deficiencias mentales y atrofias, es el caso del síndrome de Down o autismo, que afectan tanto física como mentalmente a la persona, pudiendo tratarse por ejemplo de defectos congénitos cardiovasculares, malformaciones congénitas u otras alteraciones producidas por un desorden cromosómico.

Así también se pueden contar, las diversas enfermedades que son catalogadas con el término síndrome, como por ejemplo el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

Síndromes psicológicos.- Se trata de afecciones y conjuntos de síntomas del tipo mental, como obsesiones, y otras alteraciones psicológico-sociales, que no están asociados a alguna alteración fisiológica, y que han sido clasificados como síndromes. Es el caso por ejemplo de la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, varias alteraciones mentales y de comportamiento, como el síndrome de Diógenes entre otros desórdenes mentales, como el síndrome de la Barbie, se destaca que como en el síndrome antes mencionado, en muchas ocasiones algunos trastornos mentales de este tipo, suelen acompañarse de otras patologías mentales, como por ejemplo la anorexia y la bulimia, que suelen acompañar el antedicho “síndrome de la muñeca Barbie”.

Tipos de síndromes médicos:

Síndrome de Asperger.- Se caracteriza por que el afectado se concentra de manera obsesiva con un tema o asunto de su interés, gran dificultad para las relaciones sociales, aunque suelen tener un nivel intelectual generalmente superior al promedio, lo que les permite junto con la concentración obsesiva, centrarse en algunas actividades específicas, como las matemáticas o la computación.

Síndrome de gullain barré.- Es un desorden congénito que afecta al sistema inmunológico, haciendo que el sistema inmune ataque al propio sistema nervioso, como si se tratara de algún agente patógeno. Teniendo como consecuencia la inflamación de los nervios, parálisis y dolores constantes.

Síndrome de Turner.- Se trata de un desorden cromosómico, que afecta a los cromosomas X dejándolos incompletos, se da en las mujeres, siendo que produce síntomas como hinchazón en las manos y los pies, retraso en la pubertad, resequedad en los ojos, infertilidad, inexistencia de la menstruación, resequedad vaginal, y baja estatura entre otros trastornos en el organismo.

Síndrome de Down.- Se trata de una anomalía cromosómica que consiste en que hay una copia extra del cromosoma número 21, dando como resultado que existan 47 cromosomas en vez de los 46 que posee el ser humano normal. La presencia de este cromosoma extra, produce defectos en el desarrollo cerebral y del cuerpo, lo que produce a su vez, algunas características morfológicas, como cierto enanismo, manchas  blanquecinas en la coloración de los ojos, manos y dedos cortos y regordetes, rostro “mongoloide” (ojos rasgados), en ocasiones cráneo reducido, orejas pequeñas, boca pequeña, nariz achatada, piel excesiva en la nuca, desarrollo físico muy lento, así como retraso mental y lingüístico, aprendizaje lento, comportamientos impulsivos, y un discernimiento limitado.

Persona con Síndrome de Down

El síndrome de Down es un ejemplo de los síndromes congénitos, que son producidos por anomalías cromosómicas.

Síndrome de túnel carpiano.- Es uno de los síndromes médicos no cromosómicos, (se utiliza la palabra síndrome en su acepción de enfermedad o padecimiento). Se trata de una anomalía en la posición del nervio mediano de la muñeca, el dedo índice y el pulgar, ocasionando debilidad muscular, hormigueo y entumecimiento de la mano, así como falta de fuerza para asir las cosas con la mano.

Síndrome de ovario poliquístico.- Se trata de un padecimiento que se desarrolla en las mujeres por desequilibrios hormonales, que producen enquistaciones ováricas, que dificultan la liberación del ovario, cambios en el ciclo menstrual, y dificultad para embarazarse entre otras afecciones.

Tipos de síndromes psicológicos:

Anorexia nerviosa.- Se trata de un trastorno mental (uno de los denominados trastornos dismórficos corporales), que consiste en una deformación de la percepción que la persona posee sobre de su propio cuerpo, una visión distorsionada, que le hace verse a sí misma gorda u obesa, independientemente de la condición física que posea, incluso a pesar de que su cuerpo se encuentre muy por debajo de los parámetros necesarios para la salud o la propia vida. Se trata de un desorden emocional en el que la persona afectada deja de alimentarse para de esta manera disminuir su masa corporal, limitando la ingesta de alimentos, privando de esta forma al organismo de los nutrimentos necesarios para los procesos normales del cuerpo,  con frecuencia poniendo en riesgo la propia existencia. Se destaca que este trastorno, suele acompañarse de otros como la bulimia, la vigorexia, la depresión y otros.

Bulimia nerviosa.- Se trata de un síndrome o trastorno mental que se encuentra entre los desórdenes alimenticios, ya que las personas que presentan esta alteración psicológica, suelen realizar ingestas excesivas de alimentos (atracones), para posteriormente expulsarlos vía vómito, así como por medio de otros mecanismos como el uso de laxantes, para de esta manera tratar de crearse y mantener, una percepción estética del propio cuerpo, similar a los ideales (antinaturales), impuestos por la moda, desarrollando diversos síntomas patológicos mentales, como la distorsión de la propia imagen al observarse frente a un espejo o fotografía, imaginándose de una manera obesa, a pesar de físicamente ser todo lo contrario (poseer una fisonomía esquelética y decadente). Este trastorno suele estar íntimamente ligado a la anorexia nerviosa y a la vigorexia (que son otros trastornos mentales catalogados como síndromes).

Vigorexia.- Se trata de otro trastorno mental, relacionado con la percepción que posee la persona sobre de sí misma. En este trastorno mental (que entra en la categoría de los trastornos dismórficos corporales, junto con la anorexia y la bulimia), que consiste en la distorsión de la percepción que se posee sobre el propio cuerpo, al cual trata de “ponerle remedio la persona”, por medio del ejercicio excesivo. Se trata de un desorden emocional que suele acompañar a otros desórdenes mentales como la anorexia y la bulimia nerviosas.

Síndrome de la Barbie.- Consiste entre otros comportamientos, en el observarse demasiado en el espejo, inconformismo con su propio cuerpo (mediante la búsqueda de una exagerada estilización tanto en la forma del cuerpo, la ropa y el comportamiento, de manera similar a la que presentan las muñecas Barbie y ken), pues los “modelos” que toman para seguir, son los de dichos muñecos (modelos que son anatómicamente desproporcionados con el cuerpo humano). Comportamientos que suelen ser consecuencia del rechazo hacia el propio cuerpo, generado por la presión social (especialmente escolar), que se presenta principalmente en la infancia y adolescencia, así como la influencia ejercida por los medios, hacia ese tipo de “modelos” estereotipados.

Autismo.- Se trata de una gama bastante amplia de trastornos del desarrollo mental, social y físico-motriz, que incide sobre el desenvolvimiento normal y cotidiano de quienes lo padecen. Es un síndrome del cual aún se desconocen las causas exactas, pero se sospecha de factores genéticos que permiten una predisposición, así como factores ambientales. Es un trastorno mental que suele afectar en especial a las capacidades de relacionarse con los demás, comunicarse, la imaginación y ciertas líneas de pensamiento. Sin embargo buena parte de los “autistas”, presentan aptitudes especiales para alguna actividad en específico, como por ejemplo habilidades matemáticas, para la música, habilidades artísticas, de memorización de imágenes, textos o sonidos, etc.

Síndrome de Diógenes.- Se trata de un trastorno mental y del comportamiento, que suele afectar a personas de edad avanzada (aunque también se presenta en personas jóvenes), y que se encuentran generalmente en estado de soledad (viven solas), aunque también se da en personas que cuentan con familia (esposo, esposa, hijos y demás).

Se presenta con síntomas psicológico-sociales, como el aislamiento de la persona en su casa de manera voluntaria, comienzan un proceso de abandono de la propia higiene (dejan de bañarse, lavarse las manos, lavar la ropa, permiten la acumulación de la basura y demás desechos en cualquier parte), y comienzan a acumular diversos objetos que recogen de la calle y de los basureros, a los cuales (independientemente del estado en el cual se encuentren dichos objetos), los toman por cosas útiles y valiosas, de las cuales no desean deshacerse, aunque no les sean útiles.

Pacas de cartón acumuladas

Los ancianos que padecen del síndrome de Diógenes, suelen hacer cúmulos de objetos (basura), en sus casas, patios y demás, llegando a hacer inaccesible los recintos donde habitan, así como descuidar su higiene personal. En la imagen cumulo de basura.

Son personas ancianas que suelen tener en la mayoría de los casos, otros problemas psicológicos, como accesos de violencia, delirios, falta de memoria y demás, así como una marcada desnutrición y mala salud, por el consumo continuo de alimentos en descomposición y el contacto con la basura y las infecciones que conlleva la falta de higiene. Este padecimiento mental, afecta apersonas de cualquier nivel económico, pueden ser personas en estado de miseria, clase media, o personas millonarias, quienes en su pensamiento distorsionado, piensan que si dejasen de acumular objetos y recoger basura (como por ejemplo alimentos), creen que quedarían en un estado de pobreza extrema, siendo que suelen pensar que si dejan de obtener dichos objetos y basura, no tendrán nada (incluso si cuentan con dinero en el banco o encasa, así como propiedades y otros recursos económicos), sensación que les motiva a continuar acumulando objetos, y “ahorrar”, de forma desmedida (por ejemplo no gastando en artículos de limpieza personal, gastar agua bañándose, etc.).

Suelen acumular grandes cantidades de basura en sus casas, en cada habitación, llegando a abarcar todo el espacio disponible para desplazarse, comer o dormir, teniendo cúmulos de objetos y basura que desbordan las puertas y ventanas topando frecuentemente con el techo.

Suele desencadenarse por algún trauma psicológico, como la muerte de un ser querido, la situación de pobreza, el abandono (de la pareja o de la familia, etc.).

Estos ancianos, atesoran desmedidamente todos los objetos que obtienen y acumulan, aún y si no sirven, están rotos, son basura (desechos de comida, abonos, y otras basuras), así como objetos del que desconocen su uso, evitando a toda costa, que familiares, vecinos o autoridades, tiren los montones de basura que acumulan, los cuales pueden llegar a constar de varias toneladas de basura que son recogidos por la persona, al cabo de varios años. Siendo que si por algún motivo, les es tirada dicha basura acumulada, vuelven en poco tiempo a juntar grandes cantidades de basura y objetos.

Se destaca que es una patología psicológica que ha ido en aumento, en especial en las ciudades altamente pobladas, y entre los ancianos que padecen otros conflictos emocionales patológicos.

El síndrome de Diógenes, no se debe de confundir con la costumbre que poseen varias personas de coleccionar algún tipo de objeto, como la colección de estampillas, monedas, billetes, tarjetas de algún tipo (como las de beisbol), coleccionistas de libros, vinos, y demás (como por ejemplo botánicos o geólogos que coleccionan y clasifican piedras, plantas o insectos).

Síndrome de Estocolmo.- Se le denomina de esta manera a la respuesta psicológica que se dan en algunas situaciones de rehenes, ante la angustia y el miedo presentes en un secuestro o rapto, en donde la víctima muestra algunas simpatías e incluso lealtad hacia el agresor, de una manera voluntaria. Se encuentra además en otras situaciones víctima-victimario, como en algunas ocasiones de abuso de menores, la violencia intrafamiliar, la violencia de género y la violación, donde la víctima, siente una atracción o fascinación, por el captor-agresor y coopera en ocasiones con el agresor voluntariamente, incluso cometiendo algún acto en contra de otros.

Trastorno bipolar o depresión maniaca.- Se trata de un desorden mental en el cual la persona afectada sufre de episodios de depresión y manía, en donde se dan cambios drásticos y paradójicos en cuanto al temperamento y estado de ánimo de la persona.

Trastorno de ansiedad.- Se trata de un conjunto de trastornos mentales, ligados y caracterizados por una constante ansiedad patológica, que aqueja a la persona y que le provoca miedos constantes.

Psicosis.- Se trata de un desorden mental severo y muy grave, que provoca percepciones e ideas deformadas y anormales en la persona psicótica, perdiendo la noción de la realidad, teniendo frecuentemente alucinaciones y delirios, que se confunden en la mente del psicótico con la realidad. Los estados de psicosis suelen estar asociados con frecuencia, a otros trastornos mentales, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y las fobias entre otros.

Síndrome de münchhausen.- Se trata de un trastorno mental en el cual la persona crea situaciones de supuesta enfermedad (incluso se infringe autolesiones), para de esta manera obtener el papel o rol de enfermo y obtener atenciones y cuidados, por medio de la producción intencionada de síntomas tanto psicológicos como somáticos, para justificar un estado de enfermedad que no se posee, mediante el fingimiento (o en su caso mediante el auto infligimiento de daños).

Existe una variante de este padecimiento, el denominado síndrome de munchhausen por poderes, en la cual la persona no se aduce así misma como enferma, sino que inventan los signos y síntomas de alguna enfermedad a otra persona (generalmente a un hijo o hija), llegando incluso a ocasionarle lesiones físicas o incluso administrarle medicamentos o sustancias dañinas, para de esta manera apoyar sus afirmaciones. Se destaca que generalmente se da más en las madres de los niños, y que estas, suelen ser muy “solicitas” y “colaboradoras” con los médicos o el personal del hospital para tender al niño, y de esta manera buscar momentos adecuados en donde no exista vigilancia del personal médico, para inducirle más síntomas al infante, ya se inventándolos y expresándoselos al médico o haciéndole algo al infante (darle de comer o beber algo dañino e incluso lesionarlo directamente).

Hipocondría.- Se trata del denominado trastorno de ansiedad por enfermedad, es un trastorno mental en el cual, la persona cree (sin fundamentos reales), que padece de alguna enfermedad (generalmente grave).

Se caracteriza por que la persona tiene la convicción de que cualquier “síntoma” que sientan, similar al de algún padecimiento, es “prueba” de que padecen tal trastorno o afección, siendo que regularmente son sometidos a análisis minuciosos para comprobar sus suposiciones infundadas, donde el hipocondriaco, suele tranquilizarse de manera temporal, al ver los resultados de análisis e investigaciones médicas que descarten la presencia de tal o cual padecimiento, pero pasado algún tiempo, vuelve de nuevo a creer que está enfermo de la misma u otra enfermedad grave, llegando a exigir que se le realicen exámenes y tratamientos para atenderse de la enfermedad que no padece en la realidad, habiendo ocasiones en que a pesar de que los médicos y exámenes, prueben lo contrario, se empecinan en afirmar que tienen un determinado padecimiento grave.

Se caracteriza por que la persona observa cualquier posible síntoma que posea, para tomarlo por síntoma de una determinada enfermedad, de manera catastrófica y exagerada (por ejemplo si la persona tiene tos por algún motivo, suele creer que se trata de neumonía o tuberculosis entre otros padecimientos graves). Incluso, puede escuchar en la radio o la televisión, así como al leer libros, los síntomas de alguna enfermedad y de inmediato sentir que tienen dicha enfermedad, aún y si no presentan síntomas de tal padecimiento, llegando a exigir a médicos y personal sanitario, que se les atienda por dicho padecimiento inexistente en su persona.

Agorafobia.- Se trata de un trastorno de ansiedad que se caracteriza por el temor patológico a los lugares abiertos (plazas, calles, etc.), teniéndose una ansiedad extrema que puede derivar en crisis o ataques de pánico. Suele presentarse también como un miedo o temor a los espacios exteriores (patios y jardines por ejemplo), edificaciones como puentes y a las multitudes, así como también en ocasiones acompaña a otros trastornos mentales, como en el caso del síndrome de Diógenes, cuando la persona ya no desea salir de su hogar (el cual queda estrecho por el exceso de acumulación de objetos).

Cleptomanía.- Se trata de un trastorno mental, en el cual la persona tiene la tendencia patológica, compulsiva e irresistible, de robar objetos (objetos cualquiera), aún y si no los necesita, pues la acción de robar, la realiza como una forma patológica de dar satisfacción a un impulso, el cual no puede evitar siendo que la acción de robar se presenta de forma compulsiva e inevitable.

ESCRIBE UN COMENTARIO